Three Brothers



Three brothers. Darbo Scalante 20/10/12

Pérdida de la semántica personal. Necesito saber quién soy. Descubrirse es reconstruirse, pues entra en la conciencia la necesidad de edificar una persona que, de hecho, no existe.

Sólo ante la exposición a distintos estímulos se puede reconocer el estímulo adecuado a cada temperamento. Sin estímulos el espíritu yace inerte, es una piedra secándose al sol.

El espíritu inerte puede ser un concepto contradictorio, pero no encuentro una mejor manera para explicar el estado de la muerte en vida.

En los diferentes aspectos que integran la vida se distribuyen niveles de existencia cada uno relevante y, entre ellos, interdependientes: puede vivirse intensamente en un nivel, pero estar muerto en otro. Se puede estar vivo en contacto con los demás; puede estarse enfermo en el contacto personal.

Me siento feliz, es cierto, pero también plano y sin bordes, como un charco secándose ante un tierno sol de verano.

Pensar no es escribir. Pensar ciertamente no es crear, no en esta dimensión en la que todos entendemos las creaciones como brutalidades palpables.

– – – –

Un hombre se encuentra frente a su computadora, acodado sobre el escritorio. Su expresión es estúpida y feliz: no sabe qué hacer. Por la ventana, como es típico…

En la insondable soledad de una sala ocupada por un zombie, sometido al ejemplo más básico de las leyes de entropía.

Fundiéndose en el desorden de una habitación casi vacía.

Un hombre despierta dentro de una oficina. Es un despertar de oficina: está perdido. Sin saber qué, comienza a hacer. El sol, como es típico, entra por la ventana, en su continuo hábito de empujar muros hasta encontrar un hoyo; sus rayos tocan la mano bruta que hace un momento reposaba sobre el teclado de la máquina. El hombre acumula pequeñas acciones, una detrás de la otra, una encima de otra, como granitos de tierra que fuera llevando de acá para allá: está, otra vez sin saberlo, cavando un agujero en el destino, tratando de llenar el universo con sus acciones, llenando el mar con la arena de la playa. Un sonido a penas perceptible se cuela de dentro hacia afuera, llevando el pequeño caos generado en la pequeña sala a la calle: el hombre está trabajando, dicen quienes se percatan de su sordo roer.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: