Amabilidad | Kindness



Mercado 20 de noviembre. Oaxaca, México. 2012. Darbo Scalante

“Tengo una botella de whisky en algún lugar de este departamento”

Perdí mi empleo. Las mañanas son una especie de droga ahora. Un limbo que no necesita ser ocupado, que parece inalterado desde hace mucho tiempo, que se ha mantenido primitivo. Una fracción del mundo que no parece avanzar al mismo ritmo que el mundo de la tarde o de la noche, que se separa de ellos manteniéndose mozo.

Cuando cambia el motivo para salir a la calle por la mañana, el sabor de la mañana cambia también. Los rostros de las personas parecen rostros de personas sanas. Una rara y cristalina amabilidad se desprende de cada chamarra. En sí, todo es cristalino. Cerca de las 10:00 am el tráfico ronronea, el cielo joven está húmedo y fértil y las mujeres emanan una atracción singular, suscitan un apetito saludable.

Confío en que tener algo que ver con una mujer que resulta de entre las 10:00 y la 1:00 es prácticamente comerse una ensalada. Es aparearse para mejorar la especie, para fortalecer los vínculos básicos de la humanidad, para crecer espiritualmente. Aerobics de alto impacto, bicicleta de montaña, yoga. Un mantra que lo conecta a uno con la tierra asegurándole su paso por aquí, una brujería. ¿Quieres dejar huella de tu paso por aquí? deja un hijo sobre la tierra que haya sido concebido entre las 10:00 y las 10:30 am, que es como cogerte un sábado.

Los vestidos de algodón ligero, el olor del champú, la carne fresca.

La gente en el café me atiende como si existiera el acuerdo de no obstaculizar el uno la felicidad del otro, el deseo de hacer una tregua. Actúan como si me entendieran. El sabor de las cosas es mucho más intenso y puro. Apostaría por la inexistencia de los transgénicos. El color amarillo de los pasos peatonales, el rojo de los semáforos, los espectaculares, no hay nada en ellos qué temer. Las flores son encantadoras. Pienso mejor.

La mañana es el hábitat ideal para la visita de galerías, museos y bibliotecas, para pasar el tiempo en los parques y cafés del centro de la ciudad. Para ganar semántica honestamente; que para lograrlo, aquí, no hace falta más que caminar.

Cuando se anda por el centro a esas horas, nadie parece ser infeliz o carecer de una responsabilidad o estabilidad. Muchos dan la impresión de tener alguien a cargo de sus asuntos, de lo que haya qué hacerse. Otros, parecen tener hecho lo que se tenía que hacer, o que, para lo que hacen, no importa tomarse una mañana tranquilamente. Uno, se mueve dentro de un halo mágico: excéntrico millonario feliz, un vacacionista, el nieto de alguien.

–Un periódico.

Llevo más tiempo del que había creído buscando un nuevo trabajo. En esta condición, uno olisquea como cerdo, lee por completo hasta los avisos que tendrían qué dejarse a la primera: “Se solicita hojalatero…”, pero esto es culpa de la inercia, del sueño, de la falta de apetito. La realidad del mundo se vuelve opaca tras la sección de empleos y uno, delante de ella, deviene en una pared.

La responsabilidad de encontrar a quien está buscando “a quien sea” me hace infeliz, un amante no correspondido, un innecesario, éste es el reflejo más coherente. Aquí radica el desdén por buscar: encontrar lo que sea. Aquí se comienza con la idea de cometer un robo brutal, con un plan para derrumbar los ejes de la política, con la idea de ser sustraído por extraterrestres.

Tengo 27 años y mi vida ha perdido virtualmente su densidad y peso. Sin entender muy bien las razones de mi despido, éste ha desencadenado en mí una oleada de ansiedad histamínica, una soledad animal: de un momento a otro, despojado de lo que parecía asirme con mayor fuerza al “ritmo perpetuo”, me doy cuenta de que por alguna razón sigo con vida, con humor. Han desconectado el aparato y ahora respiro por mi cuenta. Mis sensaciones se transforman. He comenzado a sentir el efecto de estar solo, de la insignificancia de ser o estar o de no ser y no estar. El día que uno falta a cualquier lugar donde uno se cree imprescindible, no pasa gran cosa. No pasa ninguna cosa. Nada sucede con uno más o uno menos. Nunca. nada parece modificase ni sustancial ni imperceptiblemente, tan todo puede seguir que, en efecto, todo sigue.

–¿Puedo tomar el asiento? —Puede matarme si así lo desea—. He estado viéndole desde allá. (Apunta con el mentón en una dirección hacia la izquierda)
–Vaya, pensé que perder el tiempo en eso había pasado a la historia.
–No ha encontrado nada allí ¿no es verdad? (Señala el diario)
–¿Acaso ha encontrado usted algo viéndome desde allá? (Señala un punto fuera de la toma con la mano derecha, hacia la izquierda. No levanta el brazo, sólo gira la mano)
–No entiendo a qué se refiere.
–Que hay dosis de suficiencia contra las que no puedo.
–¡Hombre!, creo que le he tomado por un mal modo. No he pretendido lucir como usted lo siente.
–No me importan sus pretensiones, es decir, con su permiso. (Hace el intento de levantarse del banco)
–Permítame… Sólo deseo hablarle… no es necesario que se sulfure, mire, permítame…

Gotas de lluvia en la fuente. De la fuente. La brisa me calcina, estoy cruzando al otro lado. La mañana corre hasta alcanzar el mediodía, la nube de pájaros está muriendo. Neutro. Seguimos en el banco, haciendo nuestros papeles. Somos los frutos de la casualidad que pemitimos. Mi traje pierde el aplomo en el trayecto: coderas brillosas, rodilleras brillosas; mi traje está enfermo y la corbata se envuelve débil sobre un cuello. Sección de empleos y un hombre desocupado está tratando de escapar sirviéndose de mí. ¿Cuántas veces he visto ese extraño letrero publicado? “El Club” y el número para llamarles? “El Club”

–Disculpe
–¿Ah?
–Es hora de cerrar y su cuenta está pendiente.
–Todos tenemos una cuenta que está pendiente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: