Concreto, Vacío, Extenso


900*600. Illustrator/Photoshop. 2011


Maneras de vivir en soledad. Mientras busco qué hacer con mi tiempo libre y sin interrupciones, voy gastándolo poco a poco abonando aquí y allá pequeñas cuotas de actividad que no deseo realizar y que por ende no terminan en nada. Luego, por fin me determino a comenzar con algo interesante, pero para eso entonces es necesario tomar antes un café y fumar al tiempo un cigarro: hay que encontrar la ollita para calentar el agua y durante el tiempo muerto, mientras el agua hierve, esperar como sonámbulo perdiendo la mirada en los ecos pantanosos de la ventana. Al hervir, preparar y llevar al escritorio o al sillón. Buscar entonces el cenicero, los cigarros, y claro, perder otro rato tratando de dar con el encendedor. Antes de llegar por fin al sitio de despegue, es necesario lavar la cucharita del café, la ollita y si no hay problema, uno que otro plato trasnochado; tal vez un par de cubiertos más. Si el escurridor está ocupado, sería buena idea tomar la toalla para secar, retirar y guardar en la alacena. Ahora sí pero… ¿en dónde acabó guardado el encendedor recién localizado? Bien, está sobre el pretil, junto a las boronas de pan que puedo limpiar de una buena vez. “Agua” porque nunca está mal trabajar con un vaso de agua a la mano.

Pocas responsabilidades hacia los demás. No poseer mascotas. No poseer ningún interés por complacer a los demás. Encontrar demasiado qué hacer.

Es seguro que con un poco de concentración la necesidad de contar con alguien más para llevar a cabo alguna tarea se vuelve prescindible en la gran mayoría de los casos.

El efecto negativo de inmiscuir a alguien más en una tarea sencilla tiene un efecto positivo en el valor de su entropía.

Wisdom.

El temor comercial.

No idealizar.

– – – – –

Hoy me siento muy raro. Pero raro de verdad, como si algo hubiera pasado conmigo. No sé. El día de ayer dormí con una almohada colocada en la espalda baja, digamos, donde la columna vertebral parece hacer una curva hacia el frente, por decirlo de alguna manera. No logro concentrarme. En los días pasados, cargué la mochila con todos los enseres de viaje, no considero que estuviera pesada, pero volví a tener el malestar característico en cuello y en la región lumbar. Cuando digo cuello, me refiero a la parte trasera del cuello, justo por encima de los hombros, no es un estirón es…
Como si las cosas dieran vueltas, pero más bien como si perdieran valor, o se hicieran más y más ligeras y vaporosas. Realicé estiramientos y movimientos de cabeza: derecha, centro izquierda, muy lentamente, mientras ejecutaba un “trote” bastante suave.
Un sabor en la boca a agua, a vacío.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: