Despertares de oficina


Precario, con ideales de pacotilla, con nada para defender, a menos de que se trate de esta silla frente a la computadora.

Tenemos que hablar de crisis espiritual.

Dios, reducido a nuestra ética de tres pesos.

La figura de los dioses no es otra cosa que el reflejo ético de nuestro interior.

Una cinta “durex” pegada a una hilaza de color rojo, lista para aquellos que no soportan la religión católica, católicos recalcitrantes, gobernadores, grandes empresarios… “Rellene esta figura de adoración con el vacío ético que llena sus arcas”.

Ocurre que no deseamos ver en nuestro dios la figura del límite. Nuestro dios es también un pelmazo que nos acompaña en el asiento de al lado y ríe nuestros chistes.

Darbo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: