Self titled: No titled


Cascada de Tamul, San Luis Potosí, 2011. Darbo Scalante.
 

Es molesto reclinarse a la tarjetita que debe contener los datos de la obra que estás mirando y encontrarte con la siguiente información:

Título: S/T
Técnica: Mixta

Aunque por un lado puede parecer que están brindándonos la decisión de hacer consideraciones sobre lo expuesto, también están restándose toda la responsabilidad sobre su ejecución.

Yo no pude titular, a despecho mío, pero bueno, hablo un poco sobre los versos de Andrés Cisneros de la Cruz y, por acompañar, agrego unas intervenciones sobre una fotografía que tomé estando de vacaciones por San Luis Potosí. El lugar es maravilloso (¿verdad Brandy?), pero la toma me agradó para versar una nueva crítica sobre el concepto de indie haciendo uso de lo que abstraigo como sus propios recursos: color procesado para la imagen, manchas de “despintura”, un entorno natural intervenido y un mensaje hasta cierto punto críptico, entendible casi siempre sólo por el artista y quizá, para su escueto grupo de amigos. Anti indie me parecen la firma del lado izquierdo (un claro rasgo de protagonismo desvanecido por completo en los productos netamente indies) y cuya presencia podría ser tomada como el “solo” de guitarra presente en la mayoría de las canciones de corte alternativo de principios de los noventa; y la fecha (actual), colocada debajo.

Pues bien, mucha de la poética indie parece desear provenir de una cápsula atemporal gestada en los 60′, donde se expone de manera clara una tenue melancolía por las fotografías que se tomaron desde esa época (y cuya calidad no progresó mucho hasta después de finalizados los 80′). Discúlpenme los cazados con la religión en turno, sólo trato de ejercer un poco de presión porque es divertido.

Ayer consideré publicar un par de versos de un poeta capitalino, valorar su aporte, supeditarme a su único par de versos valiosos, alentarlo en suma, decir que su obra no es del todo desechable, que rodeada entre sus muertas esperanzas yace una frágil flor en pugna por abrirse, que posiblemente… Sin embargo, la parte restante —mala— tenía también su propio valor: el de negarse rotundamente a la belleza antedicha, el de censurar y obnubilar, el de protestar por ese par de versos como una traición a su costumbre y el de tratar de aplastarlos.

Entonces decidí esperar, dos versos no eran mucho en sí, pero si los cobijamos soñadoramente como una delicada semilla, es posible que algo suceda y probable que el nombre de Andrés Cisneros de la Cruz logre proyectarse algún día por encima del smog capitalino.
Como aliento al artista sólo puedo intentar fijar en él la certeza de que existen cientos de libros con cientos de páginas sin un solo aspecto, ni siquiera una coma, capaces de provocar el hálito majestuoso que despertaron una tarde en mí ese par de versos.
Como la nieve que dejan los muertos, de Andrés Cisneros de la Cruz.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: