El indomable avance | La chanson incontrolable



762*600. Illustrator. 2011No pensé jamás que uno pudiera vengarse de sus propias creaciones artísticas.

La chanson incontrolable me ha demostrado que es posible. Originalmente el cuadro era otra cosa, bajo la etiqueta Cbsm dentro de mi computadora. Se trataba de un pedazo de potencia detrás de un sello pisapapeles color negro. Abría sin querer el archivo y ahí estaba una capacidad enorme detrás de un error garrafal. Hice, después de varios intentos por borrarlo y carecer de agallas para presionar “ok” una copia y comencé a trabajar. Fue liberador, soberbio, egoísta, en completo silencio.

Todavía estoy a la espera de la demanda —confío en que nunca llegue, y que de hacerlo, me tope con otro benevolente artista que sepa perdonarme el pellejo— del diseñador del esquema “Cubism and Abstract Art” que me sirvió de pretexto para comenzar con las dos ediciones de esta pieza.

Dicho esquema goza de toda mi consideración y todos mis halagos: no sé si pretendía serlo, pero su capacidad didáctica rebasa un par de semestres en la clase de escuelas del arte. Me gustaría contar con el tesón suficiente para publicarlo sin los manchones que he puesto encima de él, en esta ocasión, creo, con más justicia que en la anterior.

Qué es el arte sino un niño pequeño que no se cansa de preguntar “¿Por qué?”

Digamos que La chanson incontrolable viene a ser una fotografía a alta velocidad de lo que ocurre desde el principio de la historia del hombre en materia de arte: una fotografía y un poema, un reportaje, una crónica de lo que representa el tropel incansable de escuelas y tendencias, incapaces de detenerse un solo instante en su ajetreo de innovaciones, retrocesos, debates, desenlaces , inicios y reinicios. Se trata de un corte sincrónico en un momento cualquiera de su camino, como si nos fuera dado entrar a un segundo detenido en el interior de la cola de un comenta y nos fuera dado explorar dicho momento.

En este caso, lo que encontramos es un hombre —el Hombre— dirigiendo el intenso ajetreo de la creación, tratando de formar en fila india una hilera de figuras tridimensionales que no han acabo de “cuajar”. Detrás de él, la nueva parte de la partitura aguarda, buscando el momento de entrar y hacer desfallecer los arreglos de la presente armonía.

En materia artística, una gran parte de los trabajos intentan dar con la resolución de viejos cuestionamientos, a veces, poniendo en duda la propia razón de existir de cada pregunta.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: