El asesinato de la cantante


725*725. Illustrator. 2010Para aquello que se ha acostumbrado a ocupar un lugar dentro de nuestro gusto, invitarlo a salir de él, es similar a extenderle un arma cargada para que la coloque sobre su sien. Los años han pasado y el impacto de la novedad ha quedado disuelto, es más, el furor del principio ya no es más que el último pretexto para la permanencia. Aunque nos cueste admitir que algo debe acabar, aunque el atisbo de cierta lealtad nos mantenga firmes, sabemos que incluso, por naturaleza, tarde o temprano ese algo desaparecerá.

Los frutos de un inicio ya han madurado, el presente está en flor, es momento de atrevernos a saltar de vía. El asesinato de la cantante es la despedida y el homenaje, la forma honorable de terminar con una etapa, a la que, de no consumir a tiempo, puede llegar a quebrarse, puede terminar odiándosele.

Ha llegado la hora de ver partir al héroe, puede ser un amigo, un ídolo, un afán, un motivo… hemos cambiado, y es momento de despedirnos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: